El virus del Ébola se extiende por los medios

(English intro to Spanish lang post) Extensive reporting in Spain about the ebola outbreak, due to the repatriation from Liberia of the priest Miguel Pajares; the first European infected by a strain of Ebola. The story is in the front page of all the spanish newspapers. In general the coverage is very good, providing solid information and avoiding speculations, drama or exaggerated fears. The situation is peculiar in Latin America, because there are rural areas with poor healthcare systems where it might be difficult to control the disease in case of an outbreak. Some reporters wondered if the region is at risk. Experts explain that even in the worsts areas, the conditions are much better in Latin America than in Africa, and that there’re plenty of controls to avoid the arrival of infected people. In Perú a medical doctor and writer published a great story describing the history of the virus and saying that people don’t have reasons to panic. He accused some north american press to inflate the risks. Similar argument uses an argentinian living in Sierra Leone who can’t take a plane to return to his country, and thinks that the situation is not as dramatic as it seems. A colombian reporter analyzes what measures is taking Colombia to avoid the arrival of infected people. A smart story in Spain wonders (and it gives answers) why the two american infected got an experimental drug, but the treatment is not reaching the African continent. The only really bad reporting we’ve read is a story from a news agency with the title “Ebola spreads through mites, according to an expert”, based only on the speculations of a unique source: a 92 yo researcher who admits his is just an intuition.  

En agosto baja la cantidad de noticias y eso suele provocar que algunos temas se extiendan más de lo que harían en otro momento del año. Es posiblemente lo que está ocurriendo con la epidemia de ébola. De ninguna manera pretendemos menospreciarlo, pues con 932 muertes desde marzo de 2014, África occidental está sufriendo el peor brote de ébola de su historia, y es cierto que un virus con tan elevada tasa de mortalidad requiere mucha atención. Pero puede ser que el peso específico que está teniendo en los medios sea un poco desproporcionado. Debemos decir que por lo general el tema se ha tratado con seriedad y tono no amarillento. Especialmente en España a raíz de la repatriación del sacerdote español Miguel Pajares (primer europeo infectado de Ébola), el asunto ha estado en portada de toda la prensa y se ha escrito sobre el ébola desde todos los ángulos. Un ejemplo curioso lo encontramos en esta nota de La Vanguardia “El término ‘ébola’ escritura adecuada” explicándonos la diferencia entre mortalidad y mortandad, y que la enfermedad ébola se escribe en minúscula pero el virus del Ébola con mayúscula. Curioso, y útil para periodistas. Por cierto, buen seguimiento de La Vanguardia, con gran cantidad de notas, entre las que destacamos una de Francesc Bracero “Las claves de la epidemia de ébola” donde un espidemiólogo contesta claramente las princiapales preguntas que el lector puede tener, y un muy buen texto desde Yuba de  Xavier Aldekoa “Ébola, epidemia de pánico”, realizando un breve resumen de los orígenes de la enfermedad, de cómo se trataba en los poblados africanos a finales del S.XX, y explicando que se ha consultado a antropólogos para ver cómo evitar que los ritos funerarios locales aumenten el contagio entre la población. En la edición impresa incluye dos infográficos, el primero un gráfico con la evolución  del número de afectados por país, y el segundo con las zonas bajo vigilancia y la ubicación de los casos reportados.

La Vanguardia también publica una nota de EFE diciendo que “Los ácaros son los transmisores del ébola, según veterano investigador”, que posiblemente no debería ser publicada ni por la propia agencia. Esto es una hipótesis que el propio investigador de 92 años dice basarse en “una intuición”. No es un asunto para frivolidades, y aunque el artículo diga que “hay que valorar la experiencia de quien lo dice”, en ciencia pesan mucho más los datos que la experiencia. 

Antes de seguir en España, donde la cobertura ha sido enorme debido al religioso repatriado, vayamos a América Latina. A diferencia de Europa o EEUU, allí sí hay algunas regiones rurales con condiciones de salubridad e infrastructura hospitalaria más deficientes que hacen válida la pregunta que recoge en El Comercio (Perú) el Dr. Elmer Huerta “¿Es posible que se presente un brote del ébola en Latinoamérica?” (por cierto, buen fichaje de El Comercio al gran comunicador Dr. Huerta, que desde hace un tiempo está colaborando regularmente con el periódico). El detallado artículo repasa la historia de la enfermedad desde el brote inicial de 1976, explica las causas del contagio, y sobre la premisa “vale la pena conocer esta enfermedad para evitar caer en un pánico general innecesario” analiza muy correctamente las posibilidades de infección si la enfermedad llegara a América latina, y concluye que “La fiebre del ébola es una enfermedad de la pobreza y de la extrema falta de higiene, condiciones que si bien están presentes en muchas regiones de América Latina, no pensamos que sean suficientes como para causar un brote de la enfermedad”. Refiriéndose al pánico en EEUU por el traslado de un paciente infectado, añade un muy correcto “los comentarios tan negativos e insultantes que se están dando en los medios sociales norteamericanos ante el traslado del médico enfermo a un hospital en Atlanta solo están basados en la extrema ignorancia y el prejuicio. Ese paciente con ébola es el paciente más aislado del mundo”. La nota de El Dr. Huerta en El Comercio ha aparecido en muchos otros medios latinoamericanos (ejemplo).  

De planteamiento similar, El Espectador publica la nota de Maria Paulina Baena Jaramillo ¿El ébola puede llegar a Colombia?. El artículo es bastante alarmista al principio (empezando por un falaz “el Ébola mata a 9 de cada 10 personas que se contagian” y expresiones fuera de lugar como “comienzo de una epidemia global”), pero el tono se suaviza a medida que el artículo avanza y explica las medidas de prevención instauradas para prevenir el contagio si el virus llegara a la zona.

En Argentina los medios recogen la historia del argentino Emiliano Mroue que lleva desde 2011 en Sierra Leone, y justo cuando iba a regresar ha sido retenido en el país africano. La Nación por medio de Julieta Nassau habla con Emiliano Mroue, quien se queja del aislamiento que está sufriendo el país tras la expansión “mediática” (según él) del virus. Emiliano se siente tranquilo, y aprovecha para relatar su sueño personal de lograr un impacto positivo en esa sociedad. Una opinión parecida expresa en Clarín hablando de “paranoia internacional” que asegura es desmesurada y está afectando muy negativamente a los países africanos. El contrapunto lo da una muy buena entrevista en Clarín de Alejandra Pataro “Hay una negación a creer que el Ébola existe” a una experta de la OMS en Liberia, que mucho mejor documentada que Mroue explica que la falta de miedo y negacionismo de algunos países contribuye a la expansión.

En México, merece la pena destacar el trabajo infográfico de El Universal ”Inicia OMS reunión de emergencia por ébola”. Muy buenos gráficos e información general, que quizás podría haber incidido un poco en responder las posibles dudas de mexicanos sobre expansión del virus a América Latina.

Revisar toda la prensa española sería un despropósito. Pero leyendo artículos que merezcan ser destacados, y sin duda olvidándonos de otros, vemos un titular un poco dramático en la edición impresa de El País “Sanidad deja vacío un hospital de Madrid para el infectado de ébola”, que responde más al pánico que al riesgo real de contagio que se le asigna al virus. El equipo de El País también ha preparado un resumen sobre “las claves del ébola” y notas de corresponsales en el terreno como esta de José Naranjo desde Kenema, relatando el dramatismo que se vive en un hospital de la región.

En ABC también hay respuestas a principales preguntas, y un texto bien redactado de A. Carro y G. López “¿hay peligro por la llegada del ébola a España?”, en donde en la propia entradilla dicen que “tiene una capacidad de dispersión muy limitada, se puede contener y hay otros mucho más letales”. En el texto se incide en describir las medidas del nivel 3 de  bioseguridad, y el bajo ratio de contagio entre humanos. En varios artículos de ABC hemos visto que se analizan los protocolos de seguridad para frenar el contagio y posibles vías de entrada del virus en el país, preguntándose qué riesgo corre España ante este brote, por la repatriación del enfermo por las posibles entradas de inmigrantes ilegales infectados. Siempre que plantean el tema se apresuran a añadir que el riesgo es mínimo.

En El Periódico, además de toda la información de rigor sobre el estado de salud de Pajares y las instalaciones del hospital que lo acoge, encontramos un muy buen infográfico de Francina Cortés, Cristina Claverol y Ramon Curto, ‘El brote de ébola’ (foto post) con información sobre el virus, su ciclo de transmisión entre animales y humanos, e incluso la evolución cronológica de la enfermedad con los efectos del virus en el organismo.  En la edición impresa podemos leer el artículo de Ricardo Mir ‘Esperanza experimental’ donde se explica la acción del fármaco experimental administrado a los afectados americanos, y se plantea la ética de esta práctica (por la fase inicial de investigación en la que se encuentra la droga, los pocos experimentos que se ha realizado con animales, y la escasa distribución realizada).

El Mundo también ha preparado mucha y buena información, desde el gran artículo de Ángeles López “¿está España preparada para atender a una persona con ébola?”, hasta el detallado texto de Luis Quevedo “El negocio del ébola” explicando los fármacos experimentales que se están probando contra la enfermedad, y el modelo de negocio de las compañías biotecnológicas que hay detrás. A este nivel, Clara Martín se pregunta “¿Por qué dos ciudadanos estadounidenses recibieron tratamiento contra el ébola y los africanos no?”. Las excusas son que ambos estaban muy deteriorados (¿los africanos no?), que había consentimiento de las familias, que el fármaco es experimental y podría no haber funcionado, que se conocen efectos secundarios, y un poco más seria, el tiempo que requeriría producir todo el suero necesario. Ampliaremos si vemos más noticias destacables.

– Pere Estupinyà  

 

See What Others Are Saying

1 comment / Join the Discussion

Comments are closed.

Top